Programa

En el DEI-UV se forman doctores capaces de encarar creativamente los problemas sociales. En él no sólo se valida el conocimiento publicado por medio de los tradicionales productos de investigación (artículo en revista indexada, capítulo, libro, acta, etc.), sino también mediante productos no tradicionales que sean fruto de la colaboración entre investigadores provenientes de diversas disciplinas artísticas, humanísticas o científicas. Asimismo, este programa resulta innovador al adoptar una malla curricular flexible y crear un entorno de aprendizaje donde la producción de investigación de calidad, socialmente orientada y que valora la difusión del conocimiento está en el centro mismo del quehacer de quienes lo conforman. En este sentido, el DEI-UV se ajusta a las actuales tendencias internacionales sobre formación e investigación, en tanto combina una comprensión global de los problemas de la sociedad y el pensamiento contemporáneo con una formación avanzada en los métodos de investigación necesarios para el logro de dicha comprensión.

En el entendido que se trata de una propuesta innovadora en el contexto regional, nacional e internacional, más bien acostumbrado a ofertar programas de marcado carácter disciplinar y de problemas de investigación parciales, así como de una didáctica de marcado carácter lectivo, el DEI-UV se genera, desde luego, atendiendo a altas exigencias de calidad. Éstas se relacionan, por una parte, con los criterios actuales de evaluación de los programas de postgrado por la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), que lo acreditó por un período de dos años, del 25 de noviembre de 2015 hasta el 25 de noviembre de 2017. Por otra parte, las exigencias de calidad están vinculadas a la incorporación en su claustro de investigadores que cumplen los requisitos de productividad bajo los lineamientos de la principal agencia de investigación del país, es decir, la Comisión Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (CONICYT). La intención es fortalecer desde la Universidad de Valparaíso una cultura de investigación compleja, que permita compensar el estado de abandono que en general han tenido las Humanidades, las Artes y las Ciencias Sociales en la historia reciente de nuestro país.